lunes, 23 de noviembre de 2009

Seguiré adelante



Voy a seguir creyendo, aún cuando la gente lamentablemente pierda la esperanza.

Voy a seguir dando mucho amor, auque otras personas siembren odio.

Voy a seguir construyendo alrededor mío, aún cuando otros destruyan.

Voy a seguir hablando de paz, aún en medio de una terrible guerra.

Voy a seguir iluminando el camino, aún en medio de la oscuridad total.

Y seguiré sembrando, aunque otras personas pisen la cosecha.

Y seguiré gritando al viento y al mundo, aún cuanto otros callen.

Y dibujaré muchas sonrisas, en algunos rostros con lágrimas.

Y transmitiré alivio, cuando vea que las personas tienen dolor.

Y regalaré motivos de alegría, donde vea y haya tristezas.

Invitaré a caminar a cualquiera que decidió por su cuenta quedarse en un sitio, y levantaré los brazos a los que se han rendido, y no tienen ninguna esperanza.

Porque en medio de la desolación, y la amargura siempre habrá un niño vigilante que nos mirará esperanzado, y la vez tratando de esperar algo de nosotros, y aún en medio de una gran tormenta.

Por algún lado saldrá brillante el sol matutino, y en medio del desierto árido, crecerá una planta, llena de flores y de frutos.

Siempre habrá un pájaro cantando alegremente alrededor nuestro, habrá también un niño que nos sonreirá alegremente y una mariposa que nos brinda su belleza silvestre.

Pero...si algún día ves que no sigo al lado tuyo, ya no sonrío ó callo, sólo acércate, abrázame y dame un beso, un abrazo ó simplemente regálame una sonrisa. Son esas cosas simples las que nunca se olvidan.

Con eso será suficiente por ahora, seguramente ya habrá pasado la tormenta que la vida me abofeteó horriblemente, y me sorprendió infraganti por un segundo.


jueves, 19 de noviembre de 2009

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Besar el alma



El alma no crece en los árboles, sin embargo se nutre de nuestro entorno, como el cuerpo de la comida. El alma necesita ser alimentada con visiones hermosas, palabras que llenen ... o por quien sabe besar el alma. Besar el alma es saber tener paciencia, comprensión, y nunca juzgar a nadie, simplemente aceptar las personas como son ...Besar el alma es abrazarse cuando hay soledad, cuando se está triste ... sin decir nada, solo sostenerse con ese abrazo de apoyo. Besar el alma, es sentarse juntos cuando no hay necesidad de hablar, cuando sólo hace falta el silencio , al no hacer preguntas ...Besar el alma, es sentir otras manos que dan apoyo fortaleciendo esa esperanza de vida y de compañía. 
 
Besar el alma, es decir un te quiero con la mirada ...


Besar el alma.... es fácil , solo basta que decidamos bajar del pedestal del orgullo que muchas veces nos rodea y nos consume.


Besar el alma... cuantos de nosotros necesitamos de ese beso en el alma que nunca llega?


miércoles, 4 de noviembre de 2009


Canción para un niño en la calle

(Armando Tejada Gómez - Ángel Ritro)
A esta hora exactamente,
Hay un niño en la calle...
¡Hay un niño en la calle!


Es honra de los hombres proteger lo que crece,
Cuidar que no haya infancia dispersa por las calles,
Evitar que naufrague su corazón de barco,
Su increíble aventura de pan y chocolate
Poniéndole una estrella en el sitio del hambre.
De otro modo es inútil, de otro modo es absurdo
Ensayar en la tierra la alegría y el canto,
Porque de nada vale si hay un niño en la calle.

No debe andar el mundo con el amor descalzo
Enarbolando un diario como un ala en la mano
Trepándose a los trenes, canjeándonos la risa,
Golpeándonos el pecho con un ala cansada.
No debe andar la vida, recién nacida, a precio,
La niñez arriesgada a una estrecha ganancia
Porque entonces las manos son inútiles fardos
Y el corazón, apenas, una mala palabra.

Pobre del que ha olvidado que hay un niño en la calle,
Que hay millones de niños que viven en la calle
Y multitud de niños que crecen en la calle.
Yo los veo apretando su corazón pequeño,
Mirándonos a todas con fábula en los ojos.
Un relámpago trunco les cruza la mirada,
Porque nadie protege esa vida que crece
Y el amor se ha perdido, como un niño en la calle.

martes, 3 de noviembre de 2009

Puentes

Los puentes con como ciertas personas: su importancia se valora cuando ya no están, o cuando están rotas y no se las puede usar.

Existe una cantidad impresionante de puentes: cortos y largos, anchos y estrechos, seguros e inseguros, caros y económicos. Todos tienen, sin embargo, algo en común: sirven para unir dos orillas. Atravesándolos, uno siente que, de algún modo, lleva un mensaje al otro lado. 

También las personas estamos llamadas a ser puentes: para facilitar el encuentro, para superar aflicciones, para estimular el perdón... Hacer de puente, a veces, cuesta pero cuando da resultado la gratificación es grande. 

Entre los dos lados, el río de la vida, a veces sereno, a veces turbulento, a veces traicionero y las más de las veces, profundo y revuelto.

ES NECESARIO ATRAVESARLO... Para llenar los años de vida y no la vida de años.