sábado, 26 de abril de 2008

¿Cómo Pudimos Sobrevivir?

Los coches no tenían cinturones de seguridad, apoyos de cabeza, ¡¡Ni bolsas de aire!! Al final de cuentas...¡Íbamos sueltos en el asiento trasero haciendo aquella fiesta! ¡Y eso no era peligroso!

Las camas tenían escaleras y los juguetes eran multicolores con piezas que se soltaban o al menos pintados con unas tintas "dudosas" conteniendo cualquier veneno.

No había cierres de seguridad en las puertas de los coches, llaves en los armarios de medicamentos, detergentes o químicos domésticos.

La gente andaba en bicicleta para allá y para acá, sin casco, guantes, canilleras o coderas...

Bebíamos agua del caño, de una manguera, o de una fuente y no aguas minerales en botellas ¨esterilizadas¨.

Construíamos aquellos famosos carritos de ruedas y aquellos quienes tenían la suerte de vivir cerca de una bajada asfaltada, podían tentar de batir records de velocidad y hasta verificar en el medio del camino que habían gastado la suela de los zapatos, que eran usados como frenos...Y estaban descalzos...

Después de algunos accidentes...

¡Todos los problemas estaban resueltos!

Íbamos a jugar en la calle con una sola condición: volver a casa antes del anochecer.

No había móviles... ¡Y nuestros padres no sabían dónde estábamos!

¡Era increíble!

Teníamos clases mañana y tarde e íbamos a almorzar a casa.

Brazos escayolados, dientes partidos, polos rasgados, cabeza pelada en el caso de los chicos

¿Alguien se quejaba de eso?

Todos tenían razón, menos nosotros...

Comíamos dulces a voluntad, pan con mantequilla, bebidas con el peligroso azúcar. No se hablaba de obesidad, jugabamos siempre en la calle y éramos super activos

Nada de Playstations, Nintendo 64, X boxes, juegos de Vídeo, Internet por satélite, Video cassete y DVD Dolby surround, móvil con cámara , ordenadores, chats en internet…

Sólo amigos.

A pie o en bicicleta, íbamos a casa de nuestros amigos, así viviesen a kms de nuestra casa, entrábamos sin llamar e íbamos a jugar.

¡Verdad! Allá afuera ¡En ese mundo inseguro! ¿Cómo era posible? Jugábamos en la calle, nadie quedaba decepcionado y no era el ¡"FIN DEL MUNDO"!

En la escuela teníamos buenos y malos alumnos. Unos pasaban y otros no. Nadie iba por eso a un psicólogo o psicoterapeuta. No habia la moda de los superdotados, ni se hablaba de dislexia, problemas de concentración, hiperactividad. Quien no pasaba, simplemente repetía y trataba de nuevo ¡el año siguiente!

Nuestras fiestas eran animadas por tocadiscos con agujas de diamante deslizando sobre los discos de vinilo, “radiocasettes”, media luz y la música del momento.

Teníamos:

Libertad, Fracasos, Éxitos y Deberes. ¡...y aprendímos a lidiar con cada uno de ellos!

La única verdadera pregunta es: ¿Cómo conseguimos sobrevivir?

sábado, 19 de abril de 2008

HAMBRE - Miguel Hernández

Tened presente el hambre: recordad su pasado

turbio de capataces que pagaban en plomo.

Aquel jornal al precio de la sangre cobrado,

con yugos en el alma, con golpes en el lomo.

El hambre paseaba sus vacas exprimidas,

sus mujeres resecas, sus devoradas ubres,

sus ávidas quijadas, sus miserables vidas

frente a los comedores y los cuerpos salubres.

Los años de abundancia, la saciedad, la hartura,

eran sólo de aquellos que se llamaban amos.

Para que venga el pan justo a la dentadura

del hambre de los pobres aquí estoy, aquí estamos.


Nosotros no podemos ser ellos, los de enfrente,

los que entienden la vida por un botín sangriento:

como los tiburones, voracidad y diente,

panteras deseosas de un mundo siempre hambriento.

Años del hambre han sido para el pobre sus años.

Sumaban para el otro su cantidad los panes.

Y el hambre alobadaba sus rapaces rebaños

de cuervos, de tenazas, de lobos, de alacranes.

Hambrientamente lucho yo, con todas mis brechas,

cicatrices y heridas, señales y recuerdos

del hambre, contra tantas barrigas satisfechas:

cerdos con un origen peor que el de los cerdos.


Por haber engordado tan baja y brutalmente,

más abajo de donde los cerdos se solazan,

seréis atravesados por esta gran corriente

de espigas que llamean, de puños que amenazan.


No habéis querido oír con orejas abiertas

el llanto de millones de niños jornaleros.

Ladrábais cuando el hambre llegaba a vuestras puertas

a pedir con la boca de los mismos luceros


En cada casa, un odio como una higuera fosca,

como un tremante toro con los cuernos tremantes,

rompe por los tejados, os cerca y os embosca,

y os destruye a cornadas, perros agonizantes.

El hambre es el primero de los conocimientos:

tener hambre es la cosa primera que se aprende.

Y la ferocidad de nuestros sentimientos,

allá donde el estómago se origina, se enciende.

Uno no es tan humano que no estrangule un día

pájaros sin sentir herida en la conciencia:

que no sea capaz de ahogar en nieve fría

palomas que no saben si no es de la inocencia.


El animal influye sobre mí con extremo,

la fiera late en todas mis fuerzas, mis pasiones.

A veces, he de hacer un esfuerzo supremo

para acallar en mí la voz de los leones.


Me enorgullece el título de animal en mi vida,

pero en el animal humano persevero.

Y busco por mi cuerpo lo más puro que anida,

bajo tanta maleza, con su valor primero.


Por hambre vuelve el hombre sobre los laberintos

donde la vida habita siniestramente sola.

Reaparece la fiera, recobra sus instintos,

sus patas erizadas, sus rencores, su cola.

Arroja sus estudios y la sabiduría,

y se quita la máscara, la piel de la cultura,

los ojos de la ciencia, la corteza tardía

de los conocimientos que descubre y procura.


Entonces solo sabe del mal, del exterminio.

Inventa gases, lanza motivos destructores,

regresa a la pezuña, retrocede al dominio

del colmillo, y avanza sobre los comedores.

Se ejercita en la bestia, y empuña la cuchara

dispuesto a que ninguno se le acerque a la mesa.

Entonces sólo veo sobre el mundo una piara

de tigres, y en mis ojos la visión duele y pesa.


Yo no tengo en el alma tanto tigre admitido,

tanto chacal prohijado, que el vino que me toca,

el pan, el día, el hambre no tenga compartido

con otras hambres puestas noblemente en la boca.



Ayudadme a ser hombre: no me dejéis ser fiera

hambrienta, encarnizada, sitiada eternamente.

Yo, animal familiar, con esta sangre obrera

os doy la humanidad que mi canción presiente.

jueves, 17 de abril de 2008

Convención de los Heridos de Amor

Disposiciones generales:

A. Considerando que el dicho «en el amor y en la guerra todo vale» es completamente verdadero, y

B. Considerando que en lo relativo a la guerra contamos con la Convención de Ginebra, adoptada el 22 de agosto de 1864, que determina cómo debe tratarse a los heridos en el campo de batalla, mientras que hasta hoy no se ha promulgado ningún documento que regule la situación de los heridos de amor, muy superiores en número;

Se decreta que:

Artículo 1. Todos los amantes, independientemente de cuál sea su sexo, quedan advertidos de que el amor, además de ser una bendición, también es algo extremadamente peligroso, imprevisible, que puede acarrear serios daños. Por lo tanto, quien tenga la intención de amar debe ser consciente de que está exponiendo su cuerpo y su alma a heridas de muy diferentes tipos, sin poder culpar por ello a su pareja en ningún momento, puesto que ambos corren el mismo riesgo.


Artículo 2. Una vez alcanzado por una flecha del arco ciego de Cupido, debe solicitarse inmediatamente al arquero que dispare la misma flecha en la dirección opuesta, con el objeto de no sufrir la herida conocida como ‘amor no correspondido’. En el caso de que Cupido se niegue a hacerlo, la convención que en estos momentos se promulga exige del herido que, de manera inmediata, se arranque la flecha del corazón y la tire a la basura. Para llevar esto a buen puerto, debe evitar llamadas telefónicas, mensajes de correo electrónico, envíos de flores (siempre rechazadas) o cualquier otra forma de seducción, pues semejantes medios, si bien pueden dar algún resultado positivo a corto plazo, no resisten el paso del tiempo. La convención decreta, así mismo, que el herido debe buscar sin falta la compañía de otras personas, así como debe imponerse al pensamiento obsesivo que le dice: «Vale la pena luchar por esta persona».

Artículo 3. En el caso de que la herida provenga de un tercero, es decir, que el ser amado se sienta atraído por alguien que no estaba a priori en el guión, queda expresamente prohibida la venganza. En este caso, se permite el uso de lágrimas hasta que los ojos se sequen, así como algunos puñetazos en la pared o en la almohada, o reuniones con amigos donde poder insultar a gusto al antiguo(a) compañero(a), incidiendo en su perfecta falta de gusto, pero sin llegar a difamar su honra. La convención determina que también se aplique en este caso la regla del artículo 2, que mueve a buscar la compañía de otras amistades, sólo que evitando en la medida de lo posible los lugares que la otra persona frecuenta.

Artículo 4. En lesiones leves, clasificadas aquí como pequeñas traiciones, pasiones fulminantes que no duran mucho o falta de interés sexual pasajero, debe aplicarse con generosidad y rapidez el medicamento llamado ‘perdón’. Una vez aplicada tal medicina, no se debe volver atrás bajo ninguna circunstancia y el asunto debe ser definitivamente olvidado, no utilizándolo jamás como argumento en una discusión o en momento de odio.

Artículo 5. En todas las heridas definitivas, también conocidas como ‘rupturas’, el único medicamento que tiene algún efecto se llama ‘tiempo’. De nada sirve buscar consuelo en echadores de cartas (que siempre prometen el regreso del amor perdido), leer libros románticos (que siempre acaban bien), engancharse a una telenovela o cosas por el estilo. Se debe sufrir con intensidad, evitando radicalmente las drogas, los calmantes o las oraciones a los santos. En cuanto al alcohol, sólo serán permitidos dos vasos de vino al día.

Consideraciones finales:

Los heridos por el amor, al contrario de los lastimados en conflictos armados, no son víctimas ni verdugos. Optaron por algo que forma parte de la vida y deben asumir, por consiguiente, la agonía y el éxtasis de su elección. Y los que jamás fueron heridos por el amor nunca podrán decir «he vivido». Porque no vivieron.


Artículo escrito por Paulo Coelho

martes, 15 de abril de 2008

Cree en Ti

Hay un momento en la vida, en que comprendes que ha llegado el tiempo de cambiar, y si no lo haces, nada jamás podrá cambiar. Comprendes que si al fracasar, no tienes el coraje de comenzar de nuevo, la vida seguirá sin ti. La dicha no nos acompaña siempre y nuestra vida a veces se torna diferente de lo que nos imaginamos.

No siempre nuestros días brindan lo que esperamos. Sin comprender por qué, a veces toman rumbos tan imprevisibles que ni en tus sueños se hubieran asomado. Pero igual, si no te animas a escoger un camino, o a realizar un sueño, estás en gran peligro de vagar sin rumbo y perderte. Más bien que preguntarte con mil ansias por qué tu vida se ha tornado como es ahora, acepta el camino abierto que te espera.


Olvídate de lo que fue, no te confundas. Eso ya pasó. Sólo el presente importa. El pasado es ya una ilusión, y el futuro todavía no existe. Pero vivimos hoy. Mide tus pasos uno a uno, sin perder la fe, guardando tu valor y confianza. Con tu frente alta, no temas soñar, ni mirar las estrellas.

Un poco más de paciencia, tu vigor volverá y encontrarás tu vía. Una senda más bella y serena de lo que has soñado te llevará adonde quieras que te lleve, cumpliendo todos tus deseos. No pierdas confianza en tus fuerzas, y toma esa nueva vía. Verás que está llena de alegría, de aventuras y deleite como en tus sueños no imaginaste. Cree en ti.

Todos tenemos adentro una brújula que nos conduce adonde anhelamos. No olvides confiar en tu brújula, consúltala a menudo, porque el conocer su presencia te dará fortaleza para lo que la vida te depare. No permitas que te desvíen. Pídele la verdad a tu corazón, y te dará la respuesta y el discernimiento para tomar las decisiones que son para ti. Ama a todos, y no esperes agradecimientos. Haz lo mejor que puedas. Vive cada día en su plenitud. Nadie puede leer el futuro.

Recuerda: para todas tus preguntas, allí en tu fuero interno, a la vera del camino, habrá respuestas más claras, soluciones aceptables. Hace falta paciencia, y confianza, para alcanzar la meta, solucionar problemas, y realizar sueños. Aunque por momentos parezca que ya no puedes seguir, conozco tu fortaleza, y sabrás sobrellevar todo lo que la vida te depare.


Cree en ti

domingo, 13 de abril de 2008

"Ausencia"

El motivo de tener el blog abandonado estas últimas semanas es que he empezado a estudiar la iniciación a la lengua árabe, y claro, ando muy mal de tiempo. Me fascina esta lengua, jamás pensé que me atraparía de esta forma. Estoy aprendiendo a hablar, leer y escribir porque es igual que cuando comienzas a enseñar a un niño estas mismas cosas. Una de las razones de la fascinación quizá radique en que es una lengua totalmente nueva, sin similitud alguna con la nuestra o "sus familias". Y como siempre que algo me atrapa de forma tan intensa, absorve todo mi tiempo. Sin embargo, a partir de la semana próxima prometo empezar a diversificar un poquito más ese mismo tiempo.

miércoles, 2 de abril de 2008

PREMIO PARACELSO 2008

VERBO, MAGIA, IMÁGENES Y LETRAS


Paracelso le otorga a la palabra un sentido mágico. Un sentido que en la magia se llama "Verbo". Esto es que la palabra puede crear. La palabra es una fuerza, pero hay palabras que poseen esta fuerza de un modo mayor o menor. Hay poder en la palabra, pero también hay palabras de poder. Este poder no se limita a la palabra, si no que está también presente en alguna manera en los signos, la magia, las imágenes y las letras.

Hay bellísimas palabras envueltas de deseos.

Hay palabras silenciosas que dejan huella de ausencia como un aliento que nos llega de lejos ,
haciendo comprender una caricia traída por el viento,

Palabras que transforman dulces alegrías escondidas en retoños de lo que fuera un árbol mustio,
palabras de esperanza.

Hay palabras que son un sueño y sueños que en palabras nos entretienen el alma.

GERARDO OMAÑA

Mi querido amigo Gerardo, de Besos Para Tu Alma (enlazado arriba), creador de este premio, ha considerado que soy merecedora del mismo. Para mi es un honor recibirlo de una persona llena de sensibilidad, inteligencia y magnetismo como Gerardo. Muchísimas gracias por esta distinción. Os recomiendo que visiteis su blog, porque será un descubrimiento fascinante.

Según las reglas, los blog seleccionados en esta primera edición podemos, si así lo deseamos, elegir a 5 blogs más. Es un tarea difícil y como todos los blogs enlazdos desde el mio considero que os mereceis el premio, he optado por seleccionar los blogs a los que aún no he mencionado en anteriores ocasiones: