domingo, 30 de diciembre de 2007

sábado, 29 de diciembre de 2007

Balada para un Loco





Las tardecitas de Buenos Aires tienen...
ese que se yo, viste? Salgo de casa por Arenales.
Lo de siempre: en la calle y en mi...
Cuando de repente, detras de un arbol,
se aparece el, mezcla rara de penultimo linier
y de primer polizonte en el viaje a Venus:
medio melón en la cabeza,
las rayas de la camisa pintadas en la piel,
dos medias suelas clavadas en los pies
y una banderita de taxi libre levantada en cada mano.
Parece que solo yo lo veo, porque él pasa entre la gente
y los maniquies le guiñan,
los semaforos le dan tres luces celestes
y las naranjas y el frutero de la esquina
le tiran azahares.
Veni!, y asi, medio bailando y medio volando,
se saca el melon para saludarme,
me regala una banderita y me dice:



Ya se que estoy piantao, piantao, piantao...
No ves que va la Luna rodando por Callao;
que un corso de astronautas y niños, con un vals,
me baila alrededor... Baila! Veni! Vola!

Yo se que estoy piantao, piantao, piantao...
Yo miro a Buenos Aires del nido de un gorrion;
y a vos te vi tan triste... Veni! Vola! Senti!...
el loco berretin que tengo para vos:




Loco! Loco! Loco!
Cuando anochezca en tu porteña soledad,
por la ribera de tu sabana vendré
con un poema y un trombón
a desvelarte el corazon.

Loco! Loco! Loco!
Como un acrobata demente saltare,
sobre el abismo de tu escote hasta sentir
que enloqueci tu corazon de libertad...
Ya vas a ver!





Salgamos a volar, querida mia;
subite a mi ilusion super-sport,
y vamos a correr por las cornisas
con una golondrina en el motor!
Del manicomio nos aplauden: “Viva! Viva!”,
los locos que inventaron el Amor;
y un angel y un soldado y una niña
nos dan un valsecito bailador.

Nos sale a saludar la gente linda...
Y loco —pero tuyo—, que se yo!;
provoco campanarios con la risa,
y al fin, me mira, y canta a media voz:

Quereme asi, piantao, piantao, piantao...
Trepate a esa ternura de locos que hay en mi,
ponete esa peluca de alondras, y volá!
Vola conmigo ya! Veni, vola, veni!

Quereme asi, piantao, piantao, piantao...
Abrite los amores que vamos a intentar
la magica locura total de revivir...
Veni, vola, veni! Trai-lai-lai-larara!





Viva! Viva! Viva!
Loca ella y loco yo...
Locos! Locos! Locos!
Loca ella y loco yo!

viernes, 28 de diciembre de 2007

Globos





Un niño negro contemplaba extasiado al vendedor de globos en la feria del pueblo. El pueblo era pequeño y el vendedor había llegado pocos días atrás, por lo tanto no era una persona conocida. En pocos días la gente se dio cuenta de que era un excelente vendedor ya que usaba una técnica muy singular que lograba captar la atención de niños y grandes. En un momento soltó un globo rojo y toda la gente, especialmente los pequeños clientes, miraron como el globo remontaba vuelo hacia el cielo.

Luego soltó un globo azul, después uno verde, después uno amarillo, uno blanco...

Todos ellos remontaron vuelo al igual que el globo rojo...

El niño negro, sin embargo, miraba fijamente sin desviar su atención, un globo negro que aún sostenía el vendedor en su mano.

Finalmente decidió acercarse y le preguntó al vendedor: Señor, si soltara usted el globo negro, ¿Subiría tan alto como los demás?

El vendedor sonrió comprensivamente al niño, soltó el cordel con que tenía sujeto el globo negro y, mientras éste se elevaba hacia lo alto, dijo: No es el color lo que hace subir, hijo. Es lo que hay adentro.

miércoles, 26 de diciembre de 2007

DILEMA

A todos los que me visitais, os propongo el siguiente dilema:

"Estás conduciendo tu coche en una noche de tormenta terrible. Pasas por una parada de autobús donde se encuentran tres personas esperando:

1. Una anciana que parece a punto de morir.

2. Un viejo amigo que te salvó la vida una vez.

3. El hombre perfecto o la mujer de tus sueños.

¿A cuál llevarías en el coche, habida cuenta que sólo tienes sitio para un pasajero?

jueves, 20 de diciembre de 2007

22 de Diciembre de 1993



Han pasado 14 años desde que ese miércoles, a las 7,20 de la tarde, asomaras tu pequeña cabecita al mundo. Ni te imaginas cuántas cosas hermosas me has transmitido desde entonces, cuántos momentos mágicos, cuánto amor, cuánta ternura. A lo largo del camino has hecho que redescubriese cosas tan maravillosas como:

Que para las noches se hicieron los cuentos, y los reyes magos y los duendes buenos. Que sólo hace falta, cuando llega el sueño, tener bien a mano la voz de un ser querido.

Qué en un jardín cabe un mundo entero de risas y ruedas. Que no hay mar tan nuestro como el del charco que deja la lluvia, que con tres pedales de un triciclo lo que queda lejos siempre queda cerca.
Las maravillas que guardan dentro las cosas sencillas, los cajones viejos, la flor y la semilla. La vida es un viaje y es cuestión de vida sentarnos al lado de la ventanilla. Que es hermoso tener como amigos a los animalitos y gritarles cosas y entender sus gritos y explicar los vuelos por el infinito.

Que un beso es un modo de quedarse en alguien, que siempre es horario para acariciarse, que el amor es todo. Que ternura es madre, que hay que estar temprano cuando se hace tarde. Que no debo olvidarme de la fantasía, del sol y los juegos y los cumpleaños. Que nunca te diré suficiente:

Te amo, cielo mio

FELIZ CUMPLEAÑOS

Clive Arrindel

LOTERIA DE NAVIDAD: 1999




LOTERIA DE NAVIDAD: 1988 - Primer anuncio de la Lotería de Navidad protagonizado por Clive Arrindel

jueves, 13 de diciembre de 2007

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Un Minuto




Un minuto sirve para sonreír. Sonreír para el otro, para tí y para la vida. Un minuto sirve para ver el camino, admirar una flor, sentir el perfume de la flor, sentir el césped mojado, percibir la transparencia del agua. Se requiere apenas de un minuto para evaluar la inmensidad del infinito, aunque sin poder entenderlo. Un minuto apenas para escuchar el canto de los pájaros. Un minuto sirve para oír el silencio, o comenzar una canción. Es en un minuto en que uno dice el "sí" o el "no" que cambiará toda su vida.


Un minuto para un apretón de mano y conquistar un nuevo amigo. Un minuto para sentir la responsabilidad pesar en los hombros, la tristeza de la derrota, la amargura de la incertidumbre, el hielo de la soledad, la ansiedad de la espera, la marca de la decepción, la alegría de la victoria. En un minuto se puede amar, buscar, compartir, perdonar, esperar, crer, vencer y ser. En un simple minuto se puede salvar una vida. Tan sólo un minuto para incentivar a alguien o desanimarlo. Un minuto para comenzar la reconstrucción de un hogar o de una vida. Basta un minuto de atención para hacer feliz a un hijo, un padre, un amigo, un alumno, un profesor, un semejante.


Solo un minuto para entender que la eternidad está hecha de minutos.

De todos los minutos bien vividos.

Un minuto... Cuántas veces los dejamos pasar sin darnos cuenta... pero también cuántas veces traemos a nuestras vidas los recuerdos de los minutos vividos llenos de felicidad, de alegría y también de tristezas.

Decimos "un minuto" y nos parece nada.

Pero cómo se aprecia ese minuto al levantar la mano y saludar a un amigo que se va para siempre, cómo se valora ese minuto que hace que lleguemos tarde a nuestros trabajos, cómo se espera ese minuto que nos lleva a reunirnos con los que amamos, cómo nos llena de emoción ese minuto en que nos entregan a nuestro hijo al nacer, y cómo también deseamos que la vida le otorgue más minutos a quien la muerte separará físicamente de nosotros y no veremos más.

Un minuto... parece increíble... parece tan poquito y sin embargo puede dejar una huella tan profunda en nuestra vida.


Lo importante es no vivir la vida porque sí, dejando pasar el tiempo.

Alguien alguna vez dijo: "Vive cada minuto como si fuera el último".

Si todos recordáramos esa frase a diario aprenderíamos a vivir la vida intensamente.

Aprenderíamos a no posponer las emociones más lindas de la vida pensando que "si no es hoy será mañana".

Tu tiempo es ahora... el futuro es incierto...

Vive cada minuto intensamente.

La vida es Hoy... Que el reloj de tu vida marque cada minuto al compás de los latidos de tu corazón.

sábado, 8 de diciembre de 2007

Dime...

Dime por favor donde estás,
en que rincón puedo no verte,
donde puedo dormir sin recordarte,
y donde recordar sin que me duela.

Dime por favor donde puedo caminar
sin ver tus huellas,
donde puedo correr sin recordarte,
y donde descansar con mi tristeza.

Dime por favor cual es el cielo
que no tiene el calor de tú mirada,
y cual es el sol que tiene luz tan sólo,
y no la sensación de que me llamas.

Dime por favor cual es el rincón
en el que no dejaste tú presencia.

Dime por favor cual es el hueco de mi almohada,
que no tiene escondidos tus recuerdos.

Dime por favor cual es la noche
en que no vendrás para velar mis sueños.....

Que no puedo vivir porque te extraño,
y no puedo morir, porque te quiero.

Jorge Luis Borges