miércoles, 28 de noviembre de 2007

Contra la Violencia de Género




CON ALAS DE LIBERTAD

Cuando cierro los ojos comienzo a ver, como si recorriera una distancia infinita a una velocidad inimaginable, como si la realidad me permitiera abstraerme mas allá, en un viaje remontado por mis alas, para poder comprenderla en profundidad.

Sumergida en realidades y pensamientos, nadando para no ahogarme en ellos, pierde impulso mi esencia y mojo las alas de mi vuelo. De repente, surge entre las aguas una oportunidad que no percibí antes, la cual, como un tronco en medio del océano, me permite salir del agua por un momento, para descubrir el paisaje, mirar hacia el cielo, respirar, secar mi alas...

En ese instante, impulsada por cierta magia inexplicable, remonto vuelo y diviso el todo de mi reciente experiencia, de mi nado sin rumbo.Entonces veo el camino desde lo alto, con claridad, y descubro lo maravilloso que fue sentir el agua fresca en mi corazón ardiente, ávido de emociones, y que en el vuelo, aunque el viento me refresque, me acerco al sol, que quema mi alma cuando se pierde del recipiente al cual pertenece, el que permite sentir tantos sentires.

En ese momento decido regresar a mi camino, ya no para nadar sin rumbo sino para fusionar mi alma al cuerpo que me tocó ocupar y nadar volando entre el agua y el cielo, ahora sin sumergirme, sino divisando el horizonte.Quizás el día en que descubrí mis alas, remonté un vuelo tan elevado que, el camino de mi vida, se tornó tan pequeño que parecía insignificante.Sin embargo el caminar ocultando mis alas provocaba que viera tan lejano el cielo, que mi vida parecía a medias.Y así sucedía, desde tan alto o sumergida.

En lo alto mis ojos no veían, solo soñaban; en lo profundo mis alas no volaban, se mojaban.Creo que es tiempo de volar sobre el horizonte agitando las alas para divisar el paisaje y nadar sobre la superficie.

Cuando abro los ojos comienzo a ver, recorriendo una distancia infinita a una velocidad imaginable, como si los sueños me permitieran abstraerme más aquí, en una vida con alas que me permiten caminar para vivirla con profundidad y disfrutar la magia en momentos que, explicarlos sería perder la razón y vivirlos, encontrar libertad.

jueves, 15 de noviembre de 2007

Informe sobre Caricias - Mario Benedetti



La caricia es un lenguaje
si tus caricias me hablan
no quisiera que se callen

La caricia no es la copia

de otra caricia lejana

es una nueva versión

casi siempre mejorada

Es la fiesta de la piel

la caricia mientras dura

y cuando se aleja deja

sin amparo a la lujuria

Las caricias de los sueños

que son prodigio y encanto

adolecen de un defecto

no tiene tacto


Como aventura y enigma

la caricia empieza antes

de convertirse en caricia


Es claro que lo mejor
no es la caricia en sí misma
sino su continuación

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Estados de Animo - Mario Benedetti




Unas veces me siento como pobre colina


y otras como montaña de cumbres repetidas


Unas veces me siento como un acantilado

y en otras como un cielo azul pero lejano


A veces uno es manantial entre rocas


y otras veces un árbol con las últimas hojas


Pero hoy me siento apenas como laguna insomne con un embarcadero ya sin embarcaciones una laguna verde inmóvil y paciente, conforme con sus algas, sus musgos y sus peces, sereno en mi confianza, confiando en que una tarde


te acerques y te mires, te mires al mirarme

sábado, 10 de noviembre de 2007

AMANECER



Mi querido Secre está pasando por un momento díficil en su vida. Este post está hecho pensando en él, en su tristeza, en su dolor... Y con la certeza absoluta de que transformará sus mariposas negras en mariposas blancas.


Es la hora de las campanas, cuando se cierran los abismos


Con la luz de la madrugada vuelven al mundo los caminos


Vuelve el murmullo de los árboles, el silencio de las espigas


Vuelven las manos lentamente, hacia las páginas del libro


Vuelve la realidad perfecta de tu presencia sin olvido

El poema es de Maruja Vieira

martes, 6 de noviembre de 2007

8 Cosas que me gustan

Aceptando la invitación de mi queridísimo amigo Gus, aquí están 8 cosas que me gustan. Son todas las que están, pero no están todas las que son.

Pasear bajo la lluvia

La Música

El Tango

Perderme en la Playa


Un bello Amanecer


Café, espresso sin azúcar


Una buena Conversación


Leer

sábado, 3 de noviembre de 2007

Tú eres el resultado de ti mismo

No culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie, porque fundamentalmente tú has hecho tu vida.

Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar; corrigiéndote, el triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error.

Nunca te quejes del ambiente o de los que te rodean, hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer, las circunstancias son buenas o malas según la voluntad o fortaleza de tu corazón.

Aprende a convertir toda situación difícil en un arma para luchar.

No te quejes de tu pobreza, de tu soledad o de tu suerte, enfrenta con valor y acepta que de una u otra manera, todo dependerá de ti; no te amargues con tu propio fracaso, ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño, recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar.

Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu dolor, de tu fracaso.

Si, tú has sido el ignorante, el irresponsable, tú, únicamente tú, nadie pudo haber sido por ti.

No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente.

Aprende de los fuertes de los audaces, imita a los enérgicos, a los vencedores, a quienes no aceptan situaciones, a quienes vencieron a pesar de todo.

Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo y tus problemas sin alimento morirán.

Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande, que el más grande de los obstáculos.

Mírate en el espejo de ti mismo.

Comienza a ser sincero contigo mismo. Reconociéndote por tu valor, por tu voluntad y por tu debilidad para justificarte.

Reconócete dentro de ti mismo, más libre y fuerte, dejarás de ser un títere de las circunstancias,
porque tu mismo eres tu destino.

Y nadie puede sustituirte en la construcción de tu destino.

Levántate mira las mañanas y respira la luz del amanecer.

Tú eres parte de la fuerza de la vida

Ahora despierta, camina, lucha.

Decídete y triunfarás en la vida.

Nunca pienses en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados

PABLO NERUDA